La casita del puente
(el caso de la inseguridad de la seguridad ciudadana)

Estaba ahí día y noche. Lo veía al pasar desde el minibús o cuando pasaba a pie. Lo ubicaron para resguardar del frio o calor al guardia y para resguardar el puente. Pero no pudo con su destino el pobre, se enfrentó en poco tiempo a la desidia de los que la habitaban, a la garra de la delincuencia, y al destructor sin razón, sólo por joder. Nadie la defendió, ni el que la habitaba, ni el que suponía que era para su compañía.

Madera construida, ubicación de la casita para ayudar a la gente, se fue envejeciendo por el abandono: decolorada, torcida, astilla y ceniza. Yo hubiera soportado y aplaudido los grafitis, tienen más nobleza y más energía. Estoy pensando qué hacer con los desgraciados que abandonan su puesto y con los que destruyen un faro de madera.

Pienso. O quizá, no necesitamos nada de aquello, ninguna casita, ninguna referencia; hay que suicidarse feliz sin ninguna mirada, sin ningún atajo, y también defenderse de un asalto sin socorro alguno, o amar desnudo al ritmo del viento de puente sin que nadie interrumpa nuestro deporte. Sí, quizá fueron ellos los que la quemaron, egoístas, no deseaban ser mirados por nadie y menos por la autoridad.

El asunto es que nadie me avisó, supongo que es de todos, y todos debemos opinar y decidir para destruir en mancomunidad, hubiéramos incendiado con tiempo, participación y razón aquel refugio. Por qué lo hicieron solos los egoístas esos. Me hubiera despedido con cariño de aquella casita en el puente.
Golla

caseta1.

caseta2

caseta3

caseta4

caseta5

caseta6

caseta7

caseta8

caseta9

caseta10

Texto: Gonzalo llanos / Fotos: Martín Sánchez

10 comments for “La casita del puente
(el caso de la inseguridad de la seguridad ciudadana)

  1. Carlos Larrazabal
    3 Febrero, 2014 at 13:14

    Extraordinarias fotos que reflejan la psicología de ciertos habitantes de La Paz. Felicidades! Buen trabajo.

  2. cruz
    30 Enero, 2014 at 9:54

    Pucha! era una caseta policial??????????,creía que era un pequeño mingitorio público, con caída libre…… porque ví a varios tipos haciendo sus necesidades fisiológicas, y por último pensé que era un pequeño motel para parejas que no tienen un quinto para un motel porque vi salir parejitas en horas bien avanzadas de la madrugada!!!!!!!!!! y ahora quién es el envidioso que ha clausurado la puerta?????????

  3. Monica
    30 Enero, 2014 at 8:58

    Sólo en Bolivia he visto y sentido la presencia, el sentido y significado tan fuerte que tiene una “casita de policia”. Veo estas imágenes, leo este texto… y me provocan una gran “saudade” por La Paz. Lindo texto y bellísimas fotografías.

  4. 30 Enero, 2014 at 6:06

    Verdad, cuando dicen “(…) y al destructor sin razón, por joder”… Pareciera que se han multiplicado tantos, que de pronto, encuentras monumentos pintarrajeados, esculturas con firmas indescifrables escritas con “spray”, bancos de plazas destruidos a patadas… y de quienes que exigen la absoluta vigilancia de la policía y el municipio, como si fuera el velar por todos y cada uno de los bienes públicos: “un funcionario por cada estatua, por jardín, por poste de luz, por arbolito, etc…. las 24 horas del día.

    Es que el problema es mayúsculo, es de cómo se está concibiendo la convivencia, del irrespeto por el otro, del falso contestatario que considera que pintarrajeando cualquier resquicio que posibilite el garabato, permitirá la consciencia pública de la transformación. Porque sino hubiese una intencionalidad mayor, y se actuará, por mero reflejo, el asunto sería mucho, mucho peor…

  5. Gaby Carrasco
    29 Enero, 2014 at 15:12

    paso a paso….el desafío de sobrevivir en La Paz =(

  6. javier
    29 Enero, 2014 at 14:18

    Muy interesante el relato tanto textual como fotográfico, felicidades.

  7. Gonzalo de la Fuente M
    29 Enero, 2014 at 13:14

    Y después nos quejamos de la inseguridad ciudadana, carajo que somos destructores….

  8. Robert Brockmann
    29 Enero, 2014 at 10:08

    Extraordinario ensayo fotográfico. Todo un trabajo de sociología.
    Felicidades.

  9. Alicia
    29 Enero, 2014 at 9:59

    Muchas gracias por enviarlo, y felicidades por su trabajo, muy bueno.

  10. Patty
    29 Enero, 2014 at 9:43

    la historia en fotos…y al final el poli pensando ¿donde se habran llevado mi casita?….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *