Wara Vargas
en abril una estrella en la bitácora

Con alrededor de ocho años de desempeño profesional, aunque al principio se trataba sólo de un hobby, su dedicación y compromiso con las imágenes la llevaron a convertirse en una de las pocas mujeres fotoperiodistas del país. De ella destacamos su sencillez, su franqueza a quemarropa y el compromiso con su oficio, que va más allá del hecho de disparar y lograr excelentes fotos, pues habitualmente se trata de entablar empatía con los protagonistas de ellas. Este abril, la bitácora se complace en presentar el trabajo y la obra de esta fotógrafa cochabambina.
Entrevista: Martín Sánchez – Edición: Ana Rosa López

.

¿Cuándo y por qué elegiste la fotografía como profesión?

Cuando era chica mi papá (Mario Vargas) -que es artista plástico y amante de la fotografía- me llevaba a su oficina en la que había un laboratorio fotográfico. Yo lo veía sacar fotos, luego revelarlas, su trabajo con los químicos y todo es llegó a gustarme. Cuando cumplí 10 años le pedí que me regalara una cámara y me dio una de esas planitas 110; algún tiempo después me regaló una Olympus automática de 35mm, con ella me dediqué a tomar fotos todo el tiempo. Después comenzó a prestarme sus cámaras grandes y sus lentes.

Cuando salí bachiller le dije a mi papá que en lugar de aceptar una oferta de ir por 500 dólares a Chile prefería que me comprara una cámara profesional y entonces me regaló una Konica profesional con dos lentes. Así empecé a entender la mecánica y técnica de la fotografía de forma autodidacta, porque mi papá nunca me explicó nada, aprendí al ojo, era mi hobby.

Después entré a la universidad a estudiar producción audiovisual y en la materia de fotografía comencé a entender algunas cosas de laboratorio. Luego ya no podíamos pagar la universidad y pasé a comunicación social porque tenía relación con lo que me gustaba. Así comencé a estudiar periodismo. Y ya por el último año, un amigo me avisó que estaban buscando un fotoperiodista en el semanario La Época; yo prefería el fotoarte, pero como necesitaba plata acepté. Estuve como dos años en La Época, empezó a gustarme el fotoperiodismo, comencé a escribir y de repente ya era fotoperiodista sin pensarlo, sin desearlo, pues mi hobby era la fotografía, pero nunca me hubiera imaginado que iba a vivir de ella, yo quería hacer cine.

 

¿Si tendrías que elegir entre el fotoperiodismo y el fotoarte con cuál te quedarías?

Con el fotoperiodismo porque me he dado cuenta de que con él puedes mostrar realidades, puedo ayudar a que la gente entienda los problemas, mientras que el fotoarte -sobretodo aquí- es muy abstracto, muy subjetivo y no es un aporte a la sociedad a diferencia del fotoperiodismo, con él siento que aporto algo y puede tener algo de repercusión.

 

¿Y en algún momento piensas retomar la idea de hacer cine?

Sí, claro. Hice con una amiga un guión para el concurso de Petrobras de Santa Cruz y fuimos seleccionadas, pero no estamos filmando la película. El problema es que o hago fotoperiodismo o hago cine, tendría que meterme de lleno. Ahora estoy terminando un guión y también la edición de otro corto. Trabajé un año en una productora haciendo documentales en Fama Comunicaciones de Carlos Mujica.

¿Hay pocas mujeres en el fotoperiodismo, por qué crees que es así?

Creo que somos pocas por lo arriesgado que puede ser, por ejemplo cuando hay enfrentamientos o gases. Además tienes que caminar mucho y el equipo es pesado; es un trabajo comprometido sin horarios y eso tal vez limita.

En la fotografía en general somos visibles las que trabajamos en prensa, que debemos ser unas 5 en total, pero aparte hay un montón de fotógrafas de moda, de estudio y en fotoarte.

Lo curioso es que si bien parecería ser una profesión casi exclusiva de hombres, en el premio en la categoria fotoperiodismo del Premio Latinoamericano de fotografía 2012, el primer lugar lo ganó una brasileña, yo obtuve el segundo lugar y el tercer lugar lo consiguió un varón, lo que muestra que se están abriendo más espacios para las mujeres esta la profesión.

 

¿Qué diferencia hay entre el trabajo de una mujer y un hombre en el fotoperiodismo?

Creo que cuando pierdes la sensibilidad ya no encuentras la foto precisa. Algunos compañeros me han comentado que con los años y tanto ver muertos, heridos, gasificaciones, etc. se vuelven más fríos. Cuando hay una guerra y ésta se encuentra en su punto de más alta intensidad, envían fotógrafos; cuando esa guerra está en su etapa final, mandan fotógrafas; eso me decía el colega de una agencia. Los hombres siempre buscan la acción y a veces en la acción no está la foto sensible, a veces esa imagen está en el epílogo del enfrentamiento.

A mí me angustia y me estresa ver a la gente correteando. Quiero irme a casa, me pongo histérica y hago la foto porque es mi trabajo. Los chicos se divierten, ven que hay acción y están ahí, buscando la foto de acción. En ese sentido mis compañeros me han ayudado harto.

 

¿Cómo ves el fotoperiodismo nacional con relación a lo que se hace en otros países?

He visto periódicos de otras ciudades como Buenos Aires, New York y creo que aquí los periódicos están atrasados con las fotos que usan. Si tú haces una foto un poco artística y periodística al mismo tiempo, no la publican ni por si acaso. Los mismos editores necesitan una capacitación para ver lo nuevo en fotografía y salir de lo típico o clásico. Todavía no se le da la importancia que merece a la fotografía.

 

¿Qué es lo que te motiva cuando estás en una situación informativa?

Divido mi trabajo en dos: el que hago para la prensa y que me ayuda económicamente y otro es el trabajo que hago con mis propios fotoreportajes con temática social. Ahora estoy trabajando en un proyecto de retratos de sobrevivientes de la dictadura con imágenes y testimonios, creo que me va a tomar uno o dos años terminar este libro.

En el fotoperiodismo no necesariamente busco la foto de acción, empiezo a caminar y entonces hay cosas que me llaman la atención y me impactan. Busco fotos que me conmuevan. También se dan casos en los que la expresión de los protagonistas me atrapa.

 

¿Alguna vez te dijeron “debes tener una buena cámara” cuando vieron tus fotos?

Sí, varias veces, pero yo creo que la cámara no hace al fotógrafo. A veces veo a mis amigos con dos cámaras y sus lentes, pero yo prefiero andar con una cámara que no sea tan llamativa, porque al momento de sacar una foto me parece invasiva una cosa enorme. Para acercarme a la gente prefiero una cámara que sea pequeña y cuando me acerco, trato de entrar en confianza, en lo posible charlo con ella.

Clásico paceño, Bolívar vs The Strongest; arqueros Evel Farfán de Bolivar y Max Roucher del Tigre, futbol. Octubre 12, 2010, La Paz, Bolivia. (Foto: Wara Vargas Lara)

 

¿También cubres eventos deportivos?

Sí, cubro fútbol, es parte de mi trabajo. Al principio era aburrido, nunca me gustó el fútbol y de repente me veo haciéndolo. En los deportes se trata de buscar la foto de acción, es algo divertido, ahora me gusta. Los domingos voy al estadio con mi sillita, me siento, comienzo a tomar las fotos y las despacho ese rato.

¿En algún momento tu trabajo te ha llegado a afectar en tu salud o estado de ánimo?

Cuando sé que va haber un conflicto, tengo que sacar mi máscara antigas. Desde que salgo de mi casa ya estoy estresada, digo ojalá que no pase nada, que no tenga que ver muertos o heridos, nada dramático. Mi mamá también se estresa, al principio tengo miedo, pero luego cuando estás en el lugar pasas a la etapa de la adrenalina y ya ni pienso, ando correteando y sacando fotos.

¿El cuarto oscuro para el revelado ha sido remplazado por la computadora y el photoshop, como te va con las herramientas tecnológicas?

Después de varios años en esto he aprendido a editar muy bien, pero me saturé de lo digital porque ya no tiene la esencia, es como que se pierde el alma de la fotografía. Todo es fácil, todo es rápido, todo lo puedes arreglar; disparas 30, 50 ó 60 veces cuando antes apenas disparabas 10 ó 15 fotos cuidando tu rollo y buscando encontrar la foto perfecta. Ahora hay miles de fotógrafos, todos son artistas, hasta con el celular puedes hacer fotos, no está mal, pero creo que si nos pusiéramos a ver la esencia de la fotografía encontrarían el sentido de lo que es la fotografía. No sólo es tener una buena cámara o celular, tiene que haber un compromiso con la profesión.

____________________________________________________________

Wara Vargas Lara: Estudió comunicación social y producción audiovisual. Fue ganadora en tres años consecutivos del Fondo Concursable de Periodismo de investigación de la fundación UNIR Bolivia los años 2006, 2007 y 2008. Sus fotos son parte del libro de fotógrafos bolivianos Fotográfica 2006 y Fotografía boliviana 2012.
Expuso el año 2012 su obra Lecturas en el MUSEF de la ciudad de La Paz y en el festival internacional de la cultura en Sucre, en el “Fotoausstellung Indigene gestalten Städte neu” en Alemania y también fue parte de la exposición de las 20 mejores fotografías en el Latin American Fotografía en Nueva York.
El año 2012 resultó ganadora del segundo lugar en la categoría fotoperiodismo del Premio Latinoamericano de Fotografía, Buenos Aires Argentina.

____________________________________________________________

8 comments for “Wara Vargas
en abril una estrella en la bitácora

  1. 1 Mayo, 2013 at 4:08

    Recibe saludos y muchas gracias.

  2. 17 Abril, 2013 at 3:21

    Me gusta bastante el trabajo de Wara, hace un tiempo atras ella tenia una expo de sus trabajos en New York, me entere mediante el Twitter, trate por todos los medios posibles averiguar fecha, lugar, etc…pero nadie me daba razon a mi pedido, anyway Wara tienes un buen trabajo, tus fotos lo dicen todo

  3. fernando cuellar
    6 Abril, 2013 at 18:54

    Si nos adentramos en la forma de interpretar la fotografía es importante que esta tenga las condiciones básicas de iluminación y composición, pero mas allá de estas condiciones, el carácter de quien la realiza. En esta ocasión un ejemplo de perseverancia y coraje de mujer que nuestra colega fotógrafa nos entrega en la bitácora, logrando de manera magistral el trabajo del fotoperiodismo en la vista de Wara Vargas, mis parabienes y felicidades por los logros obtenidos.

  4. Carlos Larrazabal
    5 Abril, 2013 at 22:19

    Felicidades por esta nueva entrega. Wara es una profesional del foto periodismo pero sobretodo es una artista de la fotografía. Excelentes fotos!

  5. Jack
    4 Abril, 2013 at 10:58

    Son fotografías con contenido, además de ser muy estéticas. Mucho talento. Muchísimo. Hacen recordar al fotógrafo y sociólogo Hugo José Suárez, quién también tenía esta capacidad de pasar mensajes muy fuertes sin necesidad de añadir ninguna explicación. Son también fotos temerarias. Tuvo que transformarse en ratón para fotografiar a los indígenas entre dos policías cargados con adrenalinas. Impresionante.

  6. Patricia Vaca C.
    4 Abril, 2013 at 10:09

    Fotos impactantes, inesperadas, y algunas míticas como la del Diablo bajando por las escalinatas…

  7. Ximena Martinez
    4 Abril, 2013 at 9:47

    Primero, excelente iniciativa gracias por brindar ese espacio que además nos ayuda a reflexionar desde distintas ópticas. Wara es una excelente profesional pero además tiene una visión crítica y poética ante la vida, eso me hace sentir su forma de enfocar el lente. Creo que como mujer me siento muy orgullosa de tener una artista joven y propositiva en ese campo. Felicidades

  8. Ga Ugarte
    4 Abril, 2013 at 9:29

    Gracias Wara y Tincho, por dejar agua fresca en el alma a partir de esta entrevista. Ambos muy queridos como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *