Gonzalo Llanos entre la ilustración, la literatura y la Alasita

¡Por fin las Alasitas, el Ekeko, las ilusiones, la abundancia, los futbolines y la cultura! Si ya compraste tus billetitos y todas las miniaturas que te harían feliz, alista también tus ojos para visitar la exposición del “Golla”, un artista paceño de gran talento para la pequeñez. La muestra se inaugura el jueves 24 de enero a medio día en el Museo Aparapita ubicado en Villa San Antonio (Av. 31 de Octubre 1573). No dejes de ver las pequeñas obras que demandaron enorme esfuerzo y dedicación.

 

¿Quién es Gonzalo Llanos?
Soy una persona dedicada a lo artístico en dos campos, uno es el de la imagen. En la gráfica hago caricatura, comic, pero también manejo lo más plástico a través de la acuarela, el carboncillo y cualquier otro material que pueda servirme para hacer expresión plástica. Mi otra pasión, en la que ya llevo unos 20 años y que ha ido persiguiéndome es la literatura. Soy fanático del género cuento y lo he trabajado de manera intensa, producto de aquello son 3 libros concebidos dentro de lo que es el cuento brevísimo o microficción  “Cuento Feroz”. Son narraciones que se expresan en un solo párrafo o en una sola oración; por ahí va mi modo de vivir dentro de la imagen gráfica y la literatura expresada en el cuento.

¿Cuáles son tus motivaciones y las temáticas que plasmas en la gráfica?
Hago lo que me impresiona, lo que siento y de lo que me enamoro, sobre todo las cosas cotidianas que suceden: la cultura de mi ciudad, la cultura campesina, la cultura ancestral, la cultura folklórica, los submundos de la ciudad, los bares y cantinas, los submundos en los que habita gente que sufre mucho, los despreciados; estos temas me apasionan y los expreso a través de mi arte.

Escribir y dibujar, ¿algo poco común en nuestro medio?
No es común, de repente es una gracia que me ha tocado vivir; hay gente que no me conoce y ve ilustraciones en mis cuentos y pregunta quién ha hecho las ilustraciones y como no me conocen les digo que me las hizo un chango que me ha cobrado caro, pero me gusta, jajaja. Otra gente que me conoce sabe que escribo y dibujo y disfrutan de ambas actividades; también tengo fans que siguen mi literatura y a los que no les gustan mis dibujos y otros que gustan de mis dibujos pero no de mis cuentos; dibujar y escribir son dos cosas que me apasionan y se complementan.

¿Tienes una línea artística en la plástica?
Definirme es muy complicado incluso diría que es incoherente. Tengo una tendencia hacia el impresionismo que está basado en la sensibilidad de lo flexible, lo irreal, lo fantástico, del sueño, de la combinación de realidades que hacen nacer cosas locas, entonces yo me siento feliz cuando flexibilizo la realidad y creo que todo el arte es eso.

¿Qué te lleva a esa fascinación por los submundos de la ciudad?
Probablemente nuestra niñez nos marca, el cómo vivimos, entonces nuestro futuro de repente está marcado por esas cosas que nos van a gustar  y a las que tendemos. De niño vivía con mi familia en Villa Fátima, cerca de mi casa había un mercado al que mi mamá siempre me llevaba, lo interesante es que me decía: “Hijo te voy a dejar con mi casera mientras compro en el mercado”, entonces me dejaba sentado al lado de la casera y de esa manera me acercaba al mundo del mercado, ahí podía ver a los cargadores, al aparapita, los alcohólicos y los mendigos, podía ver a toda clase de gente que sufre, mundos diversos, creo que todo eso me marcó y logré cierta identificación con ese tipo de gentes y de realidades.

¿Qué otras cosas te atraen del entorno de la ciudad?
Muchísimas cosas, estos últimos meses estoy disfrutando del mercado de la Ceja de El Alto. Los viernes y sábados es impresionante la venta de verduras, de comidas y la gente que compra los productos, es mágico por la gran explosión de colores en las verduras, ver a diminutos aparapitas cargando docenas de cajas de madera, la vendedora de ispis que con un anafe y un sartén se basta y sobra para preparar un exquisito plato, los refrescos de quisa, etc. Luego están los bares en callejones, ocultos, sin número ni letrero y en los que la noche nunca termina y donde se funden sufrimientos y alegrías, allí se encuentran la magia de la luz y la música, las discusiones y los murmullos múltiples; también está nuestro paisaje ya de por sí particular, vivimos en una hondonada que parece salida de una literatura fantástica, nadie lo cree. Los extranjeros cuando llegan se impresionan del caos arquitectónico y geográfico en el que vivimos.

¿Cómo surge la idea de hacer una exposición plástica para esta Alasita?
Es algo anecdótico, no voy a decir que sale de una planificación, por lo menos yo no creo que se pueda planificar el arte, la inspiración no viene por agenda. Tú tienes temas los vas trabajando y resolviendo pero no por cálculo de horas, eso no se puede hacer en el arte. La idea de la expo surge en un cumpleaños en el que me encontré con Elías Blanco del Museo “El Aparapita”. Él me comenzó a hablar de su agenda de actividades para el año, entonces se da cuenta que no sabía cómo inaugurar la gestión cultural del museo y surge la idea de realizar una exposición de Alasita. Entusiasmado con la idea, Elías me convence de hacer la exposición y comienzo a recolectar todos los cuadros chiquitos que tenía para componer la muestra.

¿Tenías experiencia previa en el trabajo en formatos pequeños?
Sí, claro, en el sentido de que es una forma de trabajo que me gusta, incluso siempre lo hago porque en el formato pequeño puedo tener un panorama completo de lo que quiero lograr a nivel de color y diseño, cuando trabajo en grande es como que se escapan las cosas, en cambio cuando es en chiquito concentro todo lo que quiero en un proyecto artístico.
El trabajar en pequeño es más complejo por los instrumentos que manejas, sea lápiz o pincel tiene que ser manejado con mucho cuidado y delicadeza, se podría decir que es un trabajo de orfebrería por que son cosas diminutas; si tú haces un trazo fuerte o si pones una gota grande de color, la mataste y no hay vuelta a tras, es un trabajo de cuidado, precisión y mucho entrenamiento; se supone que debería ser más rápido, pero es casi igual o mayor el tiempo que te toma hacer un trabajo grande, además  que terminas más agotado porque el esfuerzo en lo diminuto es mayor.

¿Cuáles son las temáticas de los cuadros que estarán en exposición?
Los temas no están dedicados exclusivamente a la Alasita, son temas dispersos, pero podría destacar los cuadros que están dedicados al Aparapita y a Tiahuanacu, los otros son expresiones libres de personajes fantásticos, algunas aves, dibujos inspirados en mis propios cuentos, hay una variedad temática y técnica.

La pregunta infaltable, ¿se puedevivir del arte?
Sí, se puede. Es sacrificado, pero se puede vivir del arte. Hay que ser muy bueno, ponerle intensidad y disciplina; ahora que uno se vuelva rico con el arte es más complicado, pero que uno puede lograr una vida regular, de regular economía con el arte, eso sí se puede. Al final depende de cuanta pasión tienes, si uno es feliz con el arte entonces uno vive nomás aunque sea con marraqueta y sultana. ¿De qué vale que seas un gran empresario, con mucho dinero y no seas feliz? Yo soy muy feliz haciendo mis cuentos, dibujando, no soy millonario pero tengo para vivir.

¿Qué ilusiones tienes para esta Alasita?
Tengo múltiples ilusiones, en lo artístico seguir con la energía para seguir creando, que no falten ideas, inspiraciones temáticas; de repente una ilusión es estar más cerca de mis familiares pues viven en el interior y por ahí cazar una compañera, jajaja.

.

.

.

Aparapita: palabra es de origen aymara y quiere decir: “el que carga”
Ispi: Una especie de pez del lago Titicaca.
Marraqueta: Es el pan de batalla es típica del departamento de La Paz, es una mezcla de harina de trigo, azúcar, levadura, sal y agua, que se caracteriza por no tener grasa.
Sultana: Es la infusión o té que se prepara con la cascarilla seca y retostata de la cereza del café.

1 comment for “Gonzalo Llanos entre la ilustración, la literatura y la Alasita

  1. 24 enero, 2013 at 15:06

    Soy fan del trabajo de Gonzalo, tengo todos los libros que ha publicado, porque como él dice, combinan literatura minimalista, inteligente, creativa, coloquial, con magníficos dibujos lineales q desde su propia esencia, emergen con expresiones más potentes y modernistas. Felicidades por la iniciativa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *