Los muñecos del barrio

Si hay algo que pone de malhumor a un caco, es una alarma chillona y cuento-k´epi que lo haga corretear espantado y sin haber cumplido su misión. Y es que hoy en día los cacos y las alarmas contra cacos se reproducen como hongos. Los que más y mejor pueden se deciden por una empresa de seguridad que dispone en sus puertas a sujetos corpulentos y con cara de pocas pulgas con tal de alejar a los amigos de lo ajeno de sus preciadas pertenencias. Otros prefieren los conocidos servicios de los verde olivo, oficiales de bajo rango que se la pasan pegados a la radio, tarareando sus laicu-laicus y echando ojo a las cholitas de la cuadra. ¿Será que realmente duermen en esas casetitas que les deben dar más pena que miedo a los ladronzuelos de la zona?

En los barrios que viven a la intemperie de las malas intenciones, la poca luz y la falta de seguridades básicas, los vigilantes no visten más que trapos que se cuelgan a la vista de las conciencias ausentes, de los ladrones advertidos y de los incautos chamuscados. De todo nos traen esos cuerpos cabizbajos que reposan sus rellenos en las alturas.

Estos guardias aéreos son parte del paisaje y sus servicios incluyen camuflaje, ya sea que estén desnudos, malvestidos, mamarrachos o disfrazados de pepinos sin carnaval. Su imagen de condenados se ha hecho para muchos/as una cotidiana realidad, una alarma silenciosa que busca ahuyentar a los pillos, en especial a aquellos que prefieren manos vacías que hechas carbón en la ardiente hoguera de la justicia comunitaria.

Foto central: Antonio Suarez Weise

Textos: Ana Rosa López / Fotografías: Martín Sánchez

13 comments for “Los muñecos del barrio

  1. 12 Mayo, 2016 at 15:24

    Y a Quien se le ocurrio colgar munecos por primeira vez?
    Seria rico que se cuente esa parte….

  2. Carlos Larrazabal
    11 Noviembre, 2012 at 13:31

    Muy buenas fotos Martín ! Y el titulo muy acertado. Sigan así con la bitácora. Felicidades!

  3. jesus
    11 Noviembre, 2012 at 6:05

    Que realidad mas cruelgados

  4. cruz ochoa
    9 Noviembre, 2012 at 14:33

    Otra faceta de los barrios alejados nuestra querida ciudad son estos muñecos.Cuando ves en alguna zona este tipo de muñecos y eres extraño en la misma es mejor ser prudente porque nada raro que te quieran confundir con un caco. Ahora si tienes una minita que vive en uno des tos barrios y es hecha a la buena con los changos del barrio jamás jamás la acompañes hasta su casa porque tendrán un buen motivo para seas golpeado por estos cuates so pretexto de que ereas un choro que andaba chekeando las casas para entrar a robar.

  5. 8 Noviembre, 2012 at 22:42

    Tan vulnerables nos sentimos que creamos unos muñecos para sentir algo de seguridad.
    Ahí les dejo algo más al respecto de la inseguridad ciudadana. O no que aunque jodiú el tema, hasta se ve bonito? http://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151087728662587&set=a.10150253166657587.322991.567522586&type=1&theater

  6. Alejandro
    8 Noviembre, 2012 at 17:49

    Buen Post…la verdad que volver a La Paz y encontrarme con esas figuras que ya Forman parte del passage urbano, da meyo no ?

  7. la vasca
    8 Noviembre, 2012 at 12:00

    Si se mira bien a estos espantapájaros colgados hay una estética en ellos. No los cuelgan así no más…Están pulcramente rellenados!! Alguien se toma el tiempo para componerlos y me pregunto quién será? intuyo que son mujeres porque una calle oscura o la amenaza de robo en casas frágilmente amuralladas es algo que preocupa sobre todo a las mujeres. Y por eso creo que los muñecos no son macabros, ni espeluznantes, son la advertencia de la gente que no tiene poder y que se siente amenazada sin ninguna protección pública. Gracias a los blogeros porque su ojo fotográfico nos llevan a símbolos urbanos sobre los que nadiesss dice nada.

  8. Tigre Chismoso
    8 Noviembre, 2012 at 10:27

    El espantapajaros funciona bien, hasta que los pajaros se dan cuenta que no es mas que un muñeco inanimado, y terminan utilizando el espantapajaros para saber si viene el granjero o no. Lo mismo ocurre con los ladrones, cuando ven un muñeco de estos sin mantenimiento, se dan cuenta que ha dejado de funcionar.

  9. Patricia Vaca C.
    8 Noviembre, 2012 at 10:08

    Excelentes fotos, siempre novedosas, algunas dan escalofrios por las advertencias….Patty

  10. Tony
    8 Noviembre, 2012 at 10:06

    Muy buen trabajo Tincho, la competencia se esta poniendo dura!!!Ja,Ja,ja….

  11. Ruben Salinas
    7 Noviembre, 2012 at 22:56

    Del espantapájaros al espantacacos

  12. 7 Noviembre, 2012 at 16:50

    buena bitácora

  13. 7 Noviembre, 2012 at 14:06

    excelente combinacion entre texto e imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *